lunes, 24 de septiembre de 2012

El rescate como parte de la Doctrina del Shock

Tras varios años de saqueo económico descontrolado sobre las arcas del estado, su capacidad de aguante está acercándose a una situación límite, y es que los mercados están realizando la mayor estafa de la historia de nuestro país. En este artículo vamos a explicar por qué este rescate es insostenible en el largo plazo, e innecesario en el corto plazo. Pero antes de nada, una pregunta,

¿Es realmente alarmante la deuda española?


La deuda española asciende al 401% del PIB. Ese es el dato medio que este gráfico da para Europa, mientras otros países como Japón y Reino Unido se salen del gráfico. Por tanto, si la situación es tan grave como dicen, quizás estemos ante el principio del fin del capitalismo.


Pasamos a analizar ahora las razones por la que este rescate es insostenible en el largo plazo.

Desde el gobierno, se pretende que el estado asuma toda la deuda privada de este país. El 80,9% de la deuda de este país, es deuda privada, y el 74,5% de esta deuda privada la han generado el 0,15% de las empresas de este país. Además una parte importante de la deuda pública (19,1%) se debe a las ayudas a la banca, que algunas fuentes cifran ya en 300.000 millones de euros. Una deuda que se debe además a las grandes operaciones especulativas de alto riesgo que se han financiado.

Por ejemplo, las 28 empresas no financieras del IBEX-35 tienen una deuda total de 604.000 millones de euros, unas empresas que hasta hace no mucho se dedicaban a reventar los mercados bursatiles de OPA en OPA y que no dudaron en especular con nuestras viviendas, cuyo derecho recordemos, está garantizado por la constitución.

Según datos que he recogido las inmobiliarias tendrían en su haber 1,02 millones de viviendas sin vender, y 1,3 millones de viviendas a medio construir, muchas de ellas paralizadas. Todo esto en un contexto en el que otras 3.417.064 viviendas familiares se encuentran vacías, estas viviendas juegan un papel importante en el mercado inmobiliario, ya que actualmente ya se venden más viviendas usadas que nuevas. Estamos hablando por tanto de un excedente total de 5,6 millones de viviendas. A esto hay que añadirle que el número de personas por hogar se ha reducido en los últimos 15 años de 3,18 a 2,64 personas por hogar, una cifra que parece difícil de reducir, a no ser que pasemos a vivir solos, es una opción un poco triste la verdad, pero con las perspectivas económicas que nos esperan, paro, reducción de salarios, emigración, ... no parece que tengamos que preocuparnos de que algo así pueda ocurrir.

Calculando a groso modo y a precios de mercado de 2007, 2.952 €/m2 para vivienda de segunda mano y 2.261 €/m2 para vivienda nueva, para el tamaño de vivienda medio de las viviendas vendidas en nuestro país 121 m², tenemos que estas viviendas tenían un valor cuando explotó la burbuja de 1,85 Billones de euros, es decir 1.7 veces el PIB español. Decir que a día de hoy estas viviendas han perdido un 28% de su valor.

A más de uno le hubiese venido bien conocer el sistema de producción Just in Time (JIT) o «justo a tiempo», que consiste en trabajar bajo demanda, es decir, producir cuando es necesario para atender una demanda concreta. Estamos hablando de un stock de viviendas desproporcionado, de difícil colocación, y con un valor sobredimensionado. Lo más probable es que este precio siga bajando, engrosando las pérdidas. La consecuencia es que se ha generado agujero negro, que amenaza con engullir al estado si seguimos nacionalizando la deuda de los bancos. Eso lo tienen clarísimo los inversores privados, que están huyendo de España a toda velocidad. Han sacado del país 220.000 millones en solo seis meses, un 21% del PIB.

Por tanto, no parece razonable asumir en este contexto la deuda privada.

Pero, por si a alguno todavía le quedan ganas de asumir todavía más deuda procedente de los especuladores privados, tengo otra pregunta no menos importante que la anterior

¿Es necesario ahora mismo ese rescate para salvar a la banca?

En primer lugar es necesario señalar que la banca es una empresa privada, con capital aportado por particulares o instituciones, que tiene un sistema de gestión independiente y que sus políticas empresariales están determinadas por sus propietarios y no por el Estado, ni por el conjunto de ciudadanos de una nación. Si el beneficio obtenido por su gestión repercute en los inversores de ese banco, parece lógico pensar que las pérdidas también lo hagan.

En segundo lugar, ahora mismo, no es necesario usar el dinero público para el correcto funcionamiento de la banca española, tal y como explica el director de Independent Advisor Francisco Viyuela en el siguiente Vídeo:



Según sus datos, el sistema financiero español podría asumir perdidas por valor de 700.000 millones de euros antes de resultar afectados los depositos de los clientes, una cantidad equivalente a 7 rescates como el que se está preparando.

Pero es que además, estos bancos tienen unos activos que pueden vender, veamos un ejemplo dramático, BANKIA, los datos están sacados de este blog, he realizado de nuevo los cálculos con una previsión todavía más pesimista, con la que tampoco es necesario el rescate con fondos públicos:
  • Total de activos                                                         312.343 M€
  • Activos hipotecarios                                                 113.404 M
  • Bonos garantizados sobre activos hipotecarios  54.169 M€
  •  La morosidad del 7,3%,                                            8.278 M  
Datos en Millones de euros M€

Existe un orden de responsabilidad sobre la deuda, poniendo en primera posición a los accionistas, seguidos de los inversores y en último lugar los depositantes. Supongamos que es cierto que Bankia necesita 23.000 millones de euros necesaria para mantener su estabilidad.

Las inversiones sobre las que caerían las posibles pérdidas, serían, acciones, deuda subordinada, preferentes, instrumentos híbridos, FROB, en total 14.868 M€. Ahora vamos a ver que es lo que se puede vender, tenemos las hipotecas valoradas en 113.404 M€ que posee Bankia, de esta cantidad habría que restar los bonos garantizados por el 110% de su valor y que valoramos en términos reales en 60.000 M€, aunque su valor de cartera sea de 54.169 M€. 
Activos Hipotecarios sin incluir los bonos garantizados      53.404 M€
Resta de los Activos en mora                                                   8.278 M€
Total de activos a la venta                                                       45.126 M€


¿Esos activos están valorados a precio real? La realidad es que no lo están, apliquemosles un descuento superior al descenso del precio de la vivienda, que incluya un descuento atractivo para los inversores privados.

Total de Activos a la venta               45.126 M€
Resta del 35% precio Activos         15.794 M€

Total de valor venta de activos       29.332 M€

Es decir, no sería ni siquiera necesario tocar las inversiones de los accionistas, ni las de los inversores, ni las de los bonos garantizados, y lo mejor de todo, el estado no necesitaría intervenir para garantizar los ahorros de los ciudadanos. Así que finalmente la entidad tendría un colchón de otros 21.200 M€ (6.332 M€ activos + 14.868 M€ de inversiones) para seguir haciendo de las suyas.

Entonces, ¿Por qué es necesario el rescate? ¿Que beneficios traerá el rescate? ¿Es en realidad un rescate?

En realidad, no es un rescate a España, es un rescate a las rentabilidades de los inversores privados, un regalo que Rajoy ofrece gratuitamente a aquellos que han causado esta crisis, un premio a la especulación sin escrúpulos, una estafa a todos los españoles, o a casi todos.

Pero esto no es todo, esta crisis genera una oportunidad excepcional para reducir nuestros salarios, nuestros derechos, nuestras pensiones, para eliminar servicios públicos como la sanidad y la educación, se trata en definitiva de una estrategia para desmantelar el estado y nuestras economías familiares aplicando la Doctrina del Shock. Por este motivo, el PSOE y el PP, reformaron la constitución el año pasado.

Estamos ante el fruto de la aplicación progresiva de políticas neoliberales durante los últimos 30 años. Pero todavía existe una salida, no seguir financiando a las multinacionales que están hundiendo al país, y refinanciar a intereses bajos y a largo plazo, la deuda pública que procede en parte de la deuda privada que ya han nacionalizado. España tiene una deuda pública que todavía se puede asumir a largo plazo. Y sino nos conceden estas condiciones de intereses bajos y largo plazo, también está la opción de no pagar, algo que el FMI y el BCE van a evitar a toda costa, y sino, preguntenselo a Islandia. Pero todo esto tiene que realizarse sin tocar los derechos garantizados por la constitución. Es curioso que nadie se preocupe por resolver el problema, sino que se preocupen por aprovecharlo para eliminar los derechos adquiridos por la ciudadanía durante el último siglo, aplicando la Teoría del Shock.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada