La esencia de la democracia participativa, está en la instauración del voto directo sobre las medidas que se aprueben desde el poder legislativo. Aquí no estamos en desacuerdo con la democracia representativa, pero queremos tener la posibilidad de ejercer directamente nuestro voto cuando no estemos de acuerdo con la opción de nuestros representantes. El voto directo se puede establecer de forma sencilla por Internet, usando por ejemplo el DNI-e.


NOTA: Las opiniones expuestas en este blog, que puedan incluir posicionamientos ideológicos pertenecen exclusivamente al autor y se exponen a título meramente divulgativo. Por tanto estas opiniones no posicionarán al movimiento de democracia participativa en ningún momento, ya que la esencia del mismo es que los ciudadanos puedan decidir libremente, independientemente de su ideología o corte social.

domingo, 19 de enero de 2014

Masdar, Una Ciudad Autosuficiente

No solo es posible, se está haciendo, estoy hablando de Masdar, una ciudad diseñada por Norman Foster, que se está construyendo desde 0 en un clima extremo como es el de Abu Dhabi. Algún día no muy lejano, todas las ciudades tendrán que adaptarse o incluso reconstruirse por fases siguiendo modelos similares de sostenibilidad adaptados a las diferentes características sociales, culturales y bioclimáticas de cada región.



Podría parecer caro, impresión reforzada por los petrodolares que la hacen posible, pero debemos tener en cuenta que se van a ahorrar una flota de unos 25.000 vehículos, con su respectivo mantenimiento, se ahorrarán también la factura energética, que supone aproximadamente un 10 % del PIB, se ahorraran también la mayor parte del gasto sanitario, derivado de la contaminación, los accidentes de automobil e incluso de la falta de ejercicio, al quedar la ciudad preparada para ir en bicicleta o andando.

Y debemos tener en cuenta sobre todo que se va a tratar de una ciudad autosuficiente en cuanto a climatización, energía, agua, alimentos y muchas cosas más, ya que reciclará todo, desalinizará el agua, se utilizará arquitectura bioclimática, y la energía se producirá a través de fuentes renovables dentro de la ciudad.

Profundizando un poco más, nos damos de cuenta de que por desgracia no va a ser un paraíso del bienestar, aunque esto se debe a causas no técnicas, sino políticas, se observan carencias sociales graves en la estructuración de esta futura ciudad, debidas a su ejecución en un país sin libertades y con enormes carencias democráticas. Pero indiscutiblemente esta ciudad será un oasis económico, con una capacidad de resistencia enorme ante cualquier crisis, ya sea financiera, de recursos, o mixta, y no solo en el corto plazo, sino también en el largo plazo.

Decir por último, que se trata de un modelo pionero, y por tanto mejorable, mejorable en costes, y seguramente en muchas cosas más, algunas de las cuales se verán en la práctica, pero sin duda es un modelo a seguir.

 http://es.wikipedia.org/wiki/Masdar
 http://www.mundo-geo.es/green-living/masdar-city-la-ciudad-de-cero-emisiones-en-el-desierto

miércoles, 7 de agosto de 2013

Renta Básica Universal

De un tiempo a esta parte se ha empezado a extender una nueva idea, que consiste en ofrecer un ingreso pagado por el estado, como derecho de ciudadanía, a cada miembro de pleno derecho o residente de la sociedad, incluso si no quiere trabajar de forma remunerada, sin tomar en consideración si es rico o pobre o, dicho de otra forma, independientemente de cuáles puedan ser las otras posibles fuentes de renta, y sin importar con quién conviva.

Se trata de la Renta Básica Universal, un nuevo derecho que ya se ha empezado a instaurar en algunos países, y que sin duda merece la pena analizar detenidamente, para predecir sus consecuencias, tanto positivas, como negativas, y así poder tomar en consideración la mejor decisión posible.

En primer lugar vamos a citar sus ventajas, como la mejora de la situación de las personas con un nivel adquisitivo básico, reduciéndose la tasa de pobreza, y los desequilibrios sociales, que actualmente son muy elevados.

Ofrecería la oportunidad de realizar labores no remuneradas, gracias a la garantía de tener asegurada nuestra subsistencia, como por ejemplo el cuidado de niños, de mayores o de personas discapacitadas por sus propios familiares, que de otra forma supondrían un coste económico enorme para la sociedad. Pero también la oportunidad de aquellas personas más desfavorecidas, para estudiar y alcanzar una formación que les permita mejorar sus capacidades para llevar una vida digna.

Se reduciría el poder que tienen las grandes fortunas sobre las personas, al tener estas acceso a más oportunidades de formación, y no depender de estas para su subsistencia. Una sociedad sin miedo, es una sociedad más difícil de dominar. Esto es algo que tiene connotaciones particularmente importantes. Por ejemplo, las presiones por despido para realizar acciones contrarias a los principios propios ya no serían tan efectivas, ya que la amenaza del despido no sería tan grave. Esto ayudaría a luchar contra la destrucción del medio ambiente, contra la corrupción, contra las injusticias sociales, etc.

Permitiría también a las victimas de violencia doméstica, alcanzar una independencia económica, que les permitiría iniciar una nueva vida sin la amenaza de no poder cubrir sus necesidades básicas.

Como consecuencia de todo lo anterior, se mejoraría también el funcionamiento democrático, al disponer los ciudadanos de empoderamiento social y tiempo para ejecutar un activismo social y político que dificulte acciones que amenacen al medio ambiente, la justicia social, o la convivencia entre los individuos.

A pesar de todo ello, existen problemas inherentes al establecimiento de este tipo de medidas, el primero de ellos sería el efecto llamada, relacionado con el establecimiento de esta medida en países pioneros. Para evitarlo habría que poner barreras, como la exigencia de nacionalidad, o de un determinado tiempo de residencia en el país..

También existe el riesgo de ofrecer una renta tan grande, que haga que los estímulos para seguir trabajando en ciertas profesiones no sean suficientes, provocando que con el trabajo realizado, no se cubran las necesidades básicas.

Esto se contrarrestaría a través del libre mercado, ya que ante la escasez productos, y el elevado déficit comercial que se provocaría derivado de un aumento de las importaciones y una reducción de las exportaciones, la moneda se devaluaría de forma automática provocando una subida brusca de la inflación hasta llegar a un nuevo punto de equilibrio en que la gente, se sentiría estimulada a trabajar.

Por ello es importante ofrecer una renta adecuada a las necesidades elementales, manteniendo el estímulo de la gente a trabajar para cubrir el resto de sus necesidades, y mejorar así su bienestar. Sin embargo, parece evidente que la fuerza laboral se reduciría, reduciéndose también el consumo asociado a nuestras ajetreadas vidas, y llegando a un punto de equilibrio en el que trabajaríamos muchas menos horas, y consumiríamos solamente aquellos productos por los que estemos dispuestos a trabajar para conseguirlos. Algo que a priori parece lógico, pero que sin embargo está en las antípodas del capitalismo.

En el caso de utilizar monedas supranacionales, como el euro, que no se pueden devaluar, este punto de equilibrio se alcanzaría ante la necesidad de equiparar los ingresos a los gastos del estado. No sería por tanto la renta básica compatible con el endeudamiento financiero, ya que este endeudamiento exige la devolución de intereses, y esta devolución exige un crecimiento económico que con la renta básica probablemente no sería necesario, y no se produciría, pero en caso de permitir el endeudamiento, volveríamos al modelo clásico, en el que el país queda en manos de los tiburones financieros, que se encargarían de evitar gracias a la carga financiera provocada precisamente por los intereses, que el país pudiese implantar este tipo de medidas en el futuro.

Por tanto para alcanzar la renta básica habría que aumentar de forma drástica la presión fiscal. La forma más razonable de aplicar este aumento, desde mi punto de vista, que no es el único, es actuando sobre el consumo, ya que por un lado de esta forma gran parte de la renta básica revierte nuevamente sobre el estado, a través del IVA, y además se incentiva el trabajo y la producción locales al no estar sometidos a actividades impositivas. Tengo que añadir además, que el IVA es un impuesto progresivo, ya que paga más quien más consume, y quien consume productos más caros e innecesarios. Pero tiene el inconveniente de que habría que controlar escrupulosamente el contrabando y el tráfico de mercancías. Por último de esta forma se desincentiva el consumo interno, reduciéndose así la necesidad de producir más, rompiendo la lógica capitalista de que para vivir mejor hay que crecer económicamente.

Pero el mayor problema, es que todas estas consecuencias serían suficientes como para provocar la ira de los grandes lobbies corporativos, que obviamente nada le importan las vidas de las personas, y que controlan además los medios de comunicación dominantes, mediante los cuales mantienen controlados los deseos y las inquietudes de la mayor parte de la población. La sociedad necesita ser consciente de estos hechos para afrontar con garantías la transición hacia un nuevo modelo económico basado en el bien común, dentro del cual la renta básica cobraría sin duda mucho sentido.

Otro problema es el miedo a que algunos trabajos desagradables no serían realizados, una preocupación que no debería existir, a nadie le gusta recoger chapapote, no existe, o no debería existir ningún trabajo que reúna las condiciones infrahumanas en las que un ejercito de voluntarios que no cobraban nada, trabajaron para limpiar las playas y los acantilados de la costa gallega durante el Prestige. Por tanto, pensar que se va a dejar de recoger la basura, o que se va a dejar de producir comida, porque nadie va a querer ejercer esa profesión, es desconocer totalmente las profundas raíces culturales sobre las que está asentada la sociedad humana, otra cosa es que aquellos que realicen las peores profesiones sigan siendo los obreros peor pagados, obviamente cada profesión pasaría a ser remunerada en función de la demanda, y no de la necesidad.

Además muchos trabajos desagradables, no rentables socialmente e innecesarios para cubrir las necesidades básicas de la gente, no serían cubiertos al no haber trabajadores dispuestos a ejercer dichas profesiones.

Se eliminaría aparte un porcentaje muy elevado de burocracia relacionada con las ayudas públicas, que podrían dejar de existir, y que acapara ingentes recursos de la administración, que en este caso serían innecesarios al estar cubierta toda la población de un país, o idealmente del mundo.

Aportaría mayor seguridad para los emprendedores, ya que no correrían el riesgo de quedarse sin nada, siempre les quedaría la Renta Básica Universal. Además esta les serviría de complemento durante los comienzos.

Concluyendo, esta transición hacia una Economía del Bien Común supone además una transición cultural e ideológica, que debe ir más allá del individualismo reinante, para fomentar relaciones ganar ganar entre los miembros de la sociedad, olvidándose, de los miedos generados desde un sistema corporativo, que nos controla a través de sus extensas redes clientelares, de las que sin quererlo, formamos parte. Para ello, la herramienta más eficaz para destruir este lazo a corto plazo, parece ser la Renta Básica Universal, y para alcanzar este objetivo, que debería de ser común a todos los ciudadanos de este planeta, puedes firmar esta Iniciativa Ciudadana Europea, que busca la tramitación y el estudio de esta iniciativa ante el parlamento europeo:

http://basicincome2013.eu/ubi/es/

Si los argumentos expuestos aquí te han convencido, difunde o mejora este artículo.

miércoles, 15 de mayo de 2013

Homenaje al 15M


Recuerdos de un movimiento que ha hecho historia, y que ha marcado un antes y un después en las relaciones humanas, un cambio de paradigma social marcado fundamentalmente por la decapitación de los referentes morales de la sociedad, por el establecimiento de incipientes redes de colaboración, por la descentralización en las redes de información y por un aumento global de la conciencia social.

No pocos han quedado decepcionados con el resultado de este movimiento, piensan que no se ha conseguido nada, las encuestas muestran al respecto cambios importantes, tan importantes que ya nadie da crédito a los mismos. Pero quizás estas encuestas no reflejen tampoco la realidad de los cambios, mucho más profundos si cabe, mientras unos observan atónitos como décadas de manipulación y control social se esfuman delante de sus narices sin que puedan hacer nada, y otros intentan sin éxito abanderar y capitalizar los éxitos del movimiento, el movimiento cobra vida propia, en la conciencia de cada uno de nosotros.

A pesar de ello hay quien se atreve a decir que el 15-M está muerto, su desacierto se basa en que pensaban que el 15M era una revolución mágica que iba cambiar nuestras vidas de la noche a la mañana, pero este tipo de actos de brujería están reservados más bien a políticos y hechiceros, personajes muy doctos en el arte de distraer la percepción del espectador acerca de lo que realmente está ocurriendo. El 15M era otra cosa, y su único acto de magia ha sido esfumarse para mantenerse fiel a sus principios.

Por que en realidad el cambio empieza ahora que ya no tienen el control del movimiento, ahora que no pueden manipularnos desde una máquina centralizada de información, ahora que ya no existe el referente clásico que aglutina al sector crítico, ahora que ya no pueden boicotear tal o cual organización, por que el cambio se produce cada día desde un lugar diferente, y en todos a la vez. No, el 15M no está muerto, simplemente ha replegado líneas, y ha descentralizado la lucha, para establecer una guerra de guerrillas, una revolución no se gana con manifestaciones, ni con enfrentamientos inútiles, una revolución se gana con ideas y con acciones concretas para construir un nuevo sistema.

miércoles, 3 de abril de 2013

Evolucionando hacia la sostenibilidad: El pico del petroleo

El petróleo y el gas natural han superado su pico de producción, al menos desde un punto de vista rentable y sostenible energéticamente, esto implica que tenemos que centrarnos en buscar otras fuentes de energía. Mucha gente argumentará que eso es mentira, que todavía está creciendo la producción de petroleo, y de hecho todo parece indicar que seguirá creciendo. Sin embargo la realidad es que se están iniciando yacimientos y utilizando técnicas que aparte del enorme impacto ambiental que conllevan, en algunos casos consumen incluso más energía de la que producen, algo que solo se sostiene gracias a los enormes precios que alcanzan estos combustibles debido a la especulación en torno a su precio.

Concretamente se está obteniendo petroleo en explotaciones de pizarra bituminosa, con un retorno energético en algunos yacimientos de pizarras bituminosas del 70%, o a partir de biocombustibles con un 60% de retorno. Lo mismo ocurre con la energía nuclear, donde las tasas de retorno energético son incluso inferiores a 1, lo que implica que no solo es más cara que las energías tradicionales, sino que empieza a no ser rentable ni siquiera energéticamente. Tan solo el uso de la energía nuclear como fuente de materias primas para la industria militar justifica su existencia. Para el gas natural no convencional obtenido por fracturación hidráulica (fracking), la tasa de recuperación energética empieza en 1, alcanzando en casos excepcionales tasas de retorno de 5, muy inferiores en cualquier caso a las obtenidas a través de las energías renovables.

Todo esto no hace sino demostrar, que algunos de estos nuevos yacimientos no son fuentes reales de energía, o producen muy poca energía con respecto a la necesaria para producir estos nuevos combustibles. Se trata en definitiva de productos especulativos, que causan enormes impactos ambientales y no aportan beneficios reales a la economía. Lo que se está empezando a hacer desde hace una década, es transformar otras fuentes de energía en petroleo o gas natural. En otras palabras, la única forma de obtener nuevas formas de energía de forma racional es a través de las energías renovables las cuyas tasas de recuperación energética cada día son mayores. De este grupo de energías renovables hemos de excluir los biocombustibles, que no pueden considerarse como una fuente de energía, ya que sus tasas de retorno son inferiores a 1. Todo esto explica en parte también el desproporcionado incremento de la energía consumida por nuestra sociedad, ya que gran parte de esa energía se consume precisamente en la producción de energía.

Fuentes de energía alternativas

Observando las tasas de retorno energético, y la proyección histórica de dichas tasas, queda claro que tan solo las energías renovables tienen la suficiente proyección como para absorber nuestra demanda energética.

Hoy en día tan solo el carbón puede competir en tasas de recuperación energética con las renovables, a costa de un tremendo impacto ambiental, pero observando la proyección, se puede predecir que en unas pocas décadas dejará de poder hacerlo. En cuanto a la energía hidráulica ya está ampliamente explotada, es una tecnología madura, y su potencial de crecimiento es escaso.

Las energías solar y eólica, tienen en cambio un enorme potencial de crecimiento, Alemania o Dinamarca son una muestra de ello, y sus tasas de retorno energético ya superan creces a las de los nuevos yacimientos de energías tradicionales. Existen un enorme potencial tanto en la energía solar, como en la energía eólica terrestre y marina.

Pero aparte existen otras tecnologías que están en desarrollo y que ofrecen un enorme potencial, prácticamente sin explotar, como la energía de las corrientes marinas, la energía geotérmica, y la biomasa, a partir de residuos forestales.

Almacenamiento, transporte y gestión de la energía

Una de las escusas más tradicionalmente usadas para evitar el debate sobre la transición energética es la dificultad de almacenar las energías renovables, esto es algo que desde siempre se ha podido hacer, a través de las baterías. Sin embargo, este sistema de almacenamiento era caro, poseía una baja densidad energética, baja energía específica, y su almacenamiento no es permanente.
 
Y digo era, porque esto ha cambiado, tecnología de las baterías está evolucionando muy rápidamente gracias a la investigación, y están apareciendo tecnologías asumibles desde un punto de vista económico, y con tasas razonables de densidad energética y energía específica. Los costes de estos vehículos pueden competir perfectamente con los vehículos tradicionales, debido a su mayor eficiencia y menor coste de combustible, otra cosa es que hasta el momento nadie tenga intención de hacerlo a nivel global.

Sin embargo no podemos obviar que los materiales usados actualmente son escasos y altamente contaminantes sino se gestiona adecuadamente su uso. Eso podría cambiar, las últimas investigaciones apuntan a dos tecnologías mucho más sencillas que usan materias primas comunes como el Aluminio y otros metales, o el Carbono.

La principal y que considero de mayor potencial son las baterías de metal aire, en las cuales el medio de almacenamiento son planchas de metal a través de las cuales se puede obtener energía eléctrica. Este sistema de almacenamiento es muy económico, permanente, y con altas tasas de densidad energética y energía específica. Sus características superan con creces a las del petroleo, y en 5 años podrían estar disponibles para su utilización.

La otra gran innovación tecnológica que está en fase de investigación son los supercondensadores de grafeno, que utiliza C, y cuyas propiedades para el almacenamiento de energía son excepcionales, aparte de utilizar como materia prima un elemento de alta disponibilidad, como el Carbono.

A parte de estas tecnologías existen otras muchas alternativas en fase de investigación, como las baterías de flujo, por lo que parece evidente que el almacenamiento y distribución de la energía no va a ser un problema para el desarrollo de las energías renovables en sustitución de los combustibles tradicionales. En cuanto al transporte de energía, no hay forma más sencilla de transportar la energía que a través de la infraestructura eléctrica existente y en desarrollo. En otras palabras, los combustibles fósiles se han convertido en una fuente de energía cara y escasa que debería de empezar a emplearse en otros usos no energéticos.

En cualquier caso no conviene olvidar que cualquier alternativa resulta inviable sino se toman medidas para reducir el consumo, como las que propongo en mi primer artículo sobre energía.

domingo, 3 de marzo de 2013

España, un país en manos de la mafia

Este país por fin empieza a dar minúsculos pasos hacia la democracia, pero como en todo cambio hay pequeños mártires anónimos que lo pagan con su sufrimiento. Estoy hablando entre otros, de los pocos jueces que han dicho basta, y cuyas vidas se han convertido en un pequeño infierno amenazados y extorsionados desde las múltiples ramificaciones de una mafia que lleva bastante más de 30 años gobernando este país.

Hace no mucho tiempo que veíamos como el juez Garzón era juzgado y acusado por investigar a una serie de personajes de dudosa reputación, en la famosa trama Gürtel. Pero esta trama no es más que la punta de un iceberg que acaba de desprenderse del continente de la Antártida.

El atrevimiento de Garzón finalmente se ha quedado en una anécdota al lado de todas las investigaciones que han surgido a posteriori. Se trata de jueces menos mediáticos, que no responden a un perfil ideológico, tanto veteranos como bisoños. Individuos aislados que, cada uno desde su rincón del mundo, están poniendo al descubierto la corrupción que inunda todos los estamentos de un país: de sus burdeles a sus palacios.

Pero el precio a pagar es muy alto, la mafia no esta dispuesta a ceder su poder, Pilar de Lara, por ejemplo, ha sido condenada a vivir aislada y rodeada de imputados que le han declarado la guerra. Amenazas, ataques políticos y confabulaciones policiales se han sucedido para intentar que De Lara abandone la ciudad. Entre ellos, mensajes enviados a través de terceros, como “Márchate de Lugo o la poli irá a por ti”, amenazas personales a ella y a su hija, o sobornos a policías. También han intentado dejarla sin medios para investigar, hasta el punto de que diversos funcionarios han llegado a adelantar dinero para pagar el tóner de la impresora.

Porque la presión es la clave. “El miedo social hace que algunos jueces prefieran dedicarse a perseguir solo delitos de perfil más bajo. Eso genera una forma de corrupción”. Lo dijo en una conferencia en 2008 Miguel Ángel Torres, instructor del caso Malaya, la mayor operación contra la corrupción en España. Torres ahora dirige procesos rutinarios en un juzgado de Granada. El magistrado ha confesado a sus íntimos haberse sentido solo durante fases de la Malaya en las que se le señalaba a él como el enemigo en lugar de a los saqueadores de Marbella.

Otro caso impactante es el de Jacobo Pin, que se vio obligado a pedir amparo al CGPJ contra sus superiores: desde Castellón están “tratando de imponer indirectamente el sobreseimiento del presunto delito del cohecho”, que Pin quería sumar a los que acumulaba Fabra. La petición de Pin es clara: “Deje de perturbar mi independencia”. Contra lo previsible, el CGPJ no archivó la petición de amparo y el Tribunal Supremo ha ordenado que el político sea juzgado también por cohecho.

Por prescripción médica, Castro, de 67 años, ha cambiado las motos de gran cilindrada por la bicicleta. Viéndole pedalear los cinco kilómetros desde el juzgado a su adosado en la playa, a este cordobés podría adivinársele una tranquila vida de jubilado.

Mercedes Alaya sabe también cómo puede resentirse un cuerpo sometido a presión. Su neuralgia del trigémino está relacionada con la tensión. La llamada “enfermedad del suicidio” implica indescriptibles dolores en los ojos, la mandíbula, y hasta el pelo, desencadenados por el mero roce del aire. Hace cinco meses que, cada vez que la juez de los ERE toca un papel, empieza a padecer. Alaya se sabe escrutada. Es discreta y no se deja ver por Sevilla. Pero en su juzgado no admite otra ley que la suya.

Otro ejemplo de la factura que pasa la lucha por la justicia, es la del juez Antonio Pedreira, que ahora sufre en una cama, minado por la enfermedad.

Todos estos datos han sido extraídos de un sorprendente y magnífico el artículo de El País, aquí resumido.

Mientras la mafia, inexpugnable sigue dando pasos para evitar la caída de su imperio, Alberto Ruiz Gallardón, ministro de Justicia, ha dado los primeros pasos para reformar la Ley de Enjuiciamiento Criminal y que pase a ser el fiscal —teóricamente independiente, pero en la práctica nombrado por el Gobierno— quien dirija la investigación. También ha intentado evitar el acceso de los ciudadanos a la justicia, a través de la ley de tasas judiciales, desproporcionadas e inconstitucionales, ya que suponen en la practica, la imposibilidad de acceso a la justicia, y en consecuencia la vuelta a la ley del más fuerte, que tanto gusta en los regímenes dictatoriales. Pero no es el único paso que ha dado, El pacto anticorrupción podría convertirse en una Omertá Siciliana, un pacto de silencio, tal y como advierte Alberto Garzón.

Y es que esta mafia conserva todavía mucho poder, no en vano Jacinto Rey cerró el periodico O Xornal tras una conversación con Rajoy, después de que O Xornal publicara una fotografía de Rajoy en el barco de un conocido clan de narcotraficantes. Pero no es Rajoy el único que se codea en este tipo de ambientes, también es conocida una gran amistad entre Feijoo y un importante capo del contrabando, por poner otro ejemplo.

De sobra son conocidas además las artimañas del gobierno para manipular los procesos judiciales, como el caso del juez amigo de Camps, o el miembro del Partido Popular cazado en el hotel del jurado de Camps, artimañas que siguen intentando realizar aún en la actualidad. Y es que aunque siempre aparezcan jueces rebeldes, la realidad es que la justicia no es independiente, y sigue controlada desde el gobierno, algo que es denunciado también por una parte importante del los jueces de este país.

Una mafia con infinitas ramificaciones, podemos ver por ejemplo el caso del conocido sicario Emilio Hellín Moro, un terrorista de ultraderecha, condenado por un asesinato de corte político durante los primeros años de la democracia, que fue contratado por el Ministerio del Interior entre los años 2006 y 2011, trabajando para los cuerpos de seguridad del estado, incluso en materias de terrorismo y crimen organizado.

Una mafia en la que están implicados no solo los principales partidos políticos del régimen, como PP, PSOE,
CiU, PNV, sino también grandes corporaciones y pequeñas empresas de este país, por citar algún ejemplo, Sacyr Vallehermoso, OHL, FCC, Mercadona ...